Buscar
  • Comunicaciones FORJA

Construir un aula segura y democrática

Actualizado: 31 de oct de 2018





En su artículo 2º, la Ley General de Educación establece que "La educación es el proceso de aprendizaje permanente que abarca las distintas etapas de la vida de las personas y que tiene como finalidad alcanzar su desarrollo espiritual, ético, moral, afectivo, intelectual, artístico y físico, mediante la transmisión y el cultivo de valores, conocimientos y destrezas. Se enmarca en el respeto y valoración de los derechos humanos y de las libertades fundamentales, de la diversidad multicultural y de la paz, y de nuestra identidad nacional, capacitando a las personas para conducir su vida en forma plena, para convivir y participar en forma responsable, tolerante, solidaria, democrática y activa en la comunidad, y para trabajar y contribuir al desarrollo del país."


Pero, ¿cuándo enseñamos a nuestros niños, niñas y jóvenes a pensarse a sí mismos en la escuela? ¿Qué espacios intencionados propiciamos dentro de la sala de clases para reflexionar sobre las relaciones que se establecen entre pares, con sus profesores, con su comunidad? ¿Cuánto tiempo nos queda dentro del aula para reflexionar consistentemente sobre las consecuencias, en nosotros mismos y en otros, de las decisiones que tomamos? 


En un sistema educativo donde se tensionan constantemente los propósitos de la educación, pareciera no quedar espacio para responder al desarrollo integral de nuestros y nuestras estudiantes. Con esto, no sólo transgredimos derechos esenciales de nuestros niños, niñas y jóvenes, si no que les fallamos en la promesa como adultos, de guiarlos para alcanzar su vida en forma plena y convivir sanamente comprometiéndose con la sociedad.

Como organización de la sociedad civil creemos que cualquier tipo de regulación que permita alcanzar los propósitos de la educación resguardando un clima de respeto y sana convivencia es un gran paso, no obstante, el salto lo daremos cuando apoyemos a las comunidades escolares a darlo, a través de espacios que propicien el desarrollo integral de todas y todos quienes ahí conviven, previniendo y promoviendo antes que curando.


Ángela Abello Hermosilla

Directora Ejecutiva de Forja Chile